Gorazde
PALESTINA, EN LA FRANJA DE GAZA.
AUTOR : JOE SACCO
por Gorka Arce


“Una tierra sin pueblo, para un pueblo sin tierra”, así, tras dos milenios de diáspora judía desempolvaron los ingleses, a través de la declaración de Lord Balfour en 1917, la promesa divina a Moisés de la tierra prometida.
Estamos ante toda una obra maestra del comic moderno, cercana en estilo al comic underground americano de los 60’s y 70’s. Obtuvo el prestigioso American Book Award de 1996, a pesar de la polémica que suscita el tema en su país, EEUU, gran hermano y defensor contra viento y marea de Israel.
Su autor, Joe Sacco, decidió unir sus pasiones , comic y periodismo, en 304 paginas de cruda realidad en blanco y negro. Dificilmente podía lograr una imagen no distorsionada del conflicto a través de los “media”, en esta era de la (des)información en la que la mayoría de las imágenes de noticias mundiales que recibimos siguen controladas por un círculo reducido de personas desde sus despachos de Londres o Nueva York, cortando a la medida lo que puede y debe ser visto por la opinión publica. Para tratar de paliar esta ceguera, sin reporteros moralistas de la CNN narrandonos las acciones defensivas israelies, frente a esos terroristas , sanguinarios sin rostro, y por si fuera poco, musulmanes. Sacco se adentro en el mismo corazón de las tinieblas que es Oriente Próximo desde hace mas de medio siglo.

Nos encontramos a principios de 1992, tiempos de la primera Intifada (87-92), desde la franja de Gaza a Ramalla, desde Telaviv a Jerusalem ,Sacco se dedicó durante dos meses a entrevistar a toda clase de personajes.
De ex-prisioneros a soldados israelies, de familiares de palestinos muertos en atentados suicidas a judíos indignados con la política de su gobierno, de refugiados deshauciados a granjeros palestinos , que tienen que poner a sus productos etiqueta israelí para poder sobrevivir.
Perdedores que no se resignan a ser borrados de la historia.
Así logra conocer de primera mano temas habitualmente ignorados como el feminismo palestino, las luchas internas entre las distintas facciones, la ocupación “de facto” de los territorios considerados autónomos, tema que se suele pasar por alto en los informativos de la televisión que se limitan a dar el numero de bajas , de lo que sigue siendo esta guerra no declarada.
Todo ello es debidamente regado con litros de te y toneladas de falaffel y mostrando la habitual generosidad de los que menos tienen.
La pirueta mas difícil que logra Sacco con esta obra es, por un lado, no caer en el rollo panfletario digamos “progre ” que simplemente dice: - palestinos buenos judíos malos-, no, no.
Las cosas no son tan sencillas, digamos que entre el blanco y negro existe una gama de infinitos grises que es donde suele encontrarse la realidad. Por otra parte, no pretende en ningún momento la neutralidad, como el mismo autor afirma en una entrevista: -“Prefiero leer periodismo con cierta convicción, es decir, que no sea considerado objetivo, gente que escriba poniendo algo de pasión por lo que esta haciendo”. Entre sus influencias se encuentran Noam Chomsky o Hunter S. Thompson.A lo largo de las paginas de este digamos “road comic”, ya que el autor esta constantemente viajando a través de las carreteras israelitas, el lector pasa de la rabia a la impotencia y de ahí a la tristeza eterna reflejada en los rostros palestinos, existen vinyetas en las que el silencio habla por si solo , no hace falta leer las partes en que se narran las torturas a manos de los soldados, oficialmente conocidas , mejor dicho eufemísticamente, por los medios judíos como “presión moderada “.
No hace falta tampoco recurrir al tópico de “David y Goliath”, o en versión moderna: “piedras contra helicóptero Apache armado con misiles”. Es suficiente observar a lo largo de este cuaderno de Bitácora, el día a día de la vida de un palestino para comprender su constante tristeza y desesperanza hacia el futuro; después de ver la humillación omnipresente a manos del ejercito, el hacinamiento, las expropiaciones de terreno, las condiciones de vida , uno llega a ver comprensible que la desesperación y la cultura de la violencia en la que están inmersos, lleve a muchos de ellos a inmolarse con una bomba pegada al pecho antes que seguir viviendo un infierno. Despues de todo, desde un punto de vista pragmático, los familiares del mártir recibirán una serie de “privilegios” que de ninguna otra forma podría llegar a lograr.
Así muestra sus propias paradojas y puntos débiles, como periodista en busca de la parte sensacionalista de la noticia , por ejemplo, cuando describe una manifestación palestina en la que la violencia está a punto de explotar, se muestra a si mismo sudando y temblando, repitiendose una y otra vez: Es bueno para el comic, es bueno para el comic !.

Con un estilo crudo y directo, logra que el bombardeo de imágenes e información sea complementario, dando congruencia y profundidad al comic, documentando al lector sobre el ayer y el hoy del conflicto. Logra así una especie de “diario periodístico ilustrado“, exprimiendo las posibilidades de dos mundos que históricamente se daban la espalda, el comic al uso, centrado habitualmente en la ficción y el periodismo puro y duro. Arte y compromiso político.

Gorka Arce (04)


Comic . espacios web . VA-Web